martes, 7 de febrero de 2017

RUTA DE LOS MOLINOS 2017


Impagable, ¡cuánta belleza! ¡qué preciosidad! 

Al frente: Roque Nublo y Bentayga reinando la cumbre desde sus tronos. A la izquierda: el océano, en su inmensidad, y el Teide, vigilante, agreste y sin embargo, añorando su reino desperdigado entre las brumas de las aguas que lo bañan. Bajo mis pies: un camino, un largo recorrido que empieza siendo asfalto pero que pronto se torna verde hierba, suave, escarchado bajo los sombríos, pedregoso, altanero y endiablado a cada cuesta. Junto a la vereda el riachuelo de “la mina” o el matorral, la laurisilva de otro tiempo o el pinar de fuerte arraigo. No faltan los precipicios, saltos y vacíos, y esa piconera traicionera. Los almendros, ya disfrazados, preparados para su carnaval de febrero tiñen de blanco el monte. Huele a retama y a romero. Se echa de menos la lluvia. Aire frío y puro, sed en los pulmones. ¡Qué vistas desde el Garañón! ¡y del sur desde “Las Nieves”!Y tras la infinita bajada desde los cielos de Gran Canaria, la meta, el fin del camino: La Vega de San Mateo.

Qué bonito y ¡qué duro! ¡Vaya si costó! Sinceramente después de correr el año pasado en Tejeda (1km más de distancia y casi el doble de desnivel acumulado) no pensé que esta sería tan dura, aunque claro, las carreras al final las hace uno duro en función del ritmo que uno corra... y corrimos tela en esta, ¡tela!

La primera subida por asfalto para salir de Las Lagunetas ya te metía en calor... ni calentamiento ni leches. Adelanté fácil a muchos porque salí bastante atrás. Giro a la derecha y para el monte. sin dejar de correr a buen ritmo, por debajo de 5:30, enfilados y sin gente haciendo parón, a tope. Las vistas de los despertares de aquellos barrancos que miran al norte: impresionantes. Escarcha en la fina capa de hierba y algunos repechos embarrados justo antes de empezar a caminar junto al riachuelo del barranco de la Mina. Se hizo duro y más de una y de dos veces echamos a caminar. Llegados arriba del barranco, quedaba lo más duro, subir hasta el Garañón (33´-km 4,4). 

Luego el terreno llaneaba y se podía correr. Y se corrió a un ritmo endiablado, alternando falsos llanos hacia abajo y hacia arriba. Cruzamos los pinares de los Llanos de la Pez y fuimos a 4:30 para empezar la subida hasta el Pico de las Nieves. Al principio se pudo correr, incluso me llegué a desviar en un cruce por no fijarme bien en el recorrido, pero luego aquello era una pared... de casi 1km. Y el final: brutal casi en vertical.

1956m de altitud. Vistas increíbles a nuestras espaldas del Teide y el Roque Nublo en primera instancia. A 180ppm simplemente caminando. Durísimo. 1h13 - 9,5km.

Ahí va uno ya con las piernas de madera,... duras duras, bien cargaditas. Y las bajadas se hacen durísimas para la musculatura, sobre todo para los cuadriceps. Es complicado también cuando vas bajando y alguien se pone delante frenando... eso es lo peor, porque no dejas respirar al músculo, lo vas cargando más y más. Pero bueno la gente estuvo estupenda, durante toda la bajada, dejando pasar o pasando sin agobiar. El único problema fue al llegar a la piconera. Delante mía iba uno frenando con más miedo que siete viejas y claro, ahí no había manera de pasarle. Detrás nuestra se formó los atascos que se forman a las 8 de la mañana en la capital... algún flipao lo adelantó aun a riesgo de despeñarse él y al colega. Y al final terminó por dejar pasarse por unos cuántos que íbamos aguantando. 

Al terminar la piconera tuve que pararme a quitarme zapatillas y ¡calcetines! para sacar de ahí todo el picón que fui coleccionando por el camino. 

Desde ese punto iba ya quemaito, maduro, maduro. Así que cogí mi propio ritmo y simplemente me dediqué a terminar dignamente. Durísimas las cuestas hacia abajo, sobre todo llegando ya al pueblo. A pesar de ello terminé corriendo más cercano a los 4min/km que a los 5´, y a pesar de esto ¿qué come la gente? Adelantando a 4min después de 18km y la pechá de cuesta que nos habíamos dado... la gente está muuuu prepará.

Al final 2h17:25, tiempazo (esperaba estar sobre 2h30), puesto 76º de 381 que finalmente terminaron en tiempo y el 35º en mi categoría. Excelente tiempo, excelente temperatura y clima, preciosa carrera, gran ambiente, precioso circuito y sobre todo una maravilla de organización. De hecho, se portaron de lujo conmigo después de que el gran Eulogio (quedó el 35º y ¡porque se perdió!) se dejara mi dorsal y el chip en LPGC. Me sacaron un dorsal nuevo previo pago de una fianza por el chip, y me dolverán ese dinero cuando devuelva el chip.Y luego que esta gente tiene muy claro que las cosas se deben hacer para tenernos contentos a NOSOTROS, a los que corremos, a los que PAGAMOS.

Y lo mejor de este precioso sábado: la compañía.



domingo, 4 de diciembre de 2016

RENAULT STREET RUN MASPALOMAS

Sábado por la mañanita, estupendo tiempo en Arinaga, sin viento, y que mejor que pegarse 1 horita corriendo a buen ritmo por el paseo marítimo, a la vera de la costa para terminar en el parque echando un futbito con el enano. Una buena mañana de entrenos.

Llego a casa, duchita, entro en el correo y me encuentro un mensaje diciendo: ¡No olvides que hoy es el último día para recoger el dorsal e inscribirte en la Renault Street Run de Maspalomas! Pues sí... lo olvidé. Pero viendo el tiempo como estaba y que al día siguiente no había planes, ¿por qué no? Para Maspalomas.

Fuí, me inscribí (Euro por kilómetro ¡cómo no!), retiré la ¿bolsa del corredor?, y me volví para casa. 

Mañana del domingo, fresca y soleada, por la noche estuvo lloviznando y amenazaban nubes oscuras por el sur. Búsqueda de aparcamiento por los alrededores del Hotel Riu Oasis, desde el cual, en sus jardines de entrada, se encontraba la salida - meta de la prueba. Poquita gente pero buen ambiente, caras que ya me empiezan a sonar de tantas pruebas por aquí por Canarias. Nos metemos en el cajón de salida, algo estrecho, unos 200 participantes, calculo asi por encima, para correr 5km y 10km en el mismo circuito (a doble vuelta).

La salida fue un pelín horrible. Había que salir por narices del hotel pero claro, apenas había espacio y además al cruzar por las puertas había que girar 90º hacia la derecha para desembocar a unos metros en una rotonda. Afortunadamente éramos pocos y salvo una caída por atrás del grupo sin consecuencias y algún empujón, tampoco se tuvo que lamentar nada más grave.

Luego de la rotonda se iba directo hacia la playa de Maspalomas pasando por el paseo que lleva a la misma y deja a la derecha (según nuestro sentido) la laguna (y los turistas asombrados). Bastante público en esta zona (poquitos durante el recorrido).

Luego falso llano hacia arriba por largas avenidas hasta llegar a mitad de circuito en donde había un cambio de sentido. Hasta ahí detrás de una chica alta, con pinta de afuera, a buen ritmo y adelantando a muchos. Viento, no muy fuerte, pero notorio y muuuucha calor, siempre agazapado detrás de la chica o de otros para evitar el aire. El señor Lorenzo en lo alto y sus 18º con una humedad importante. Buen ritmo pero sin forzar. A unos 20m ya vi a un señor, veterano, a un ritmo importante, costoso de alcanzar. Lo fiché. Antes del cambio de sentido empezó lloviznar, algo que agradecimos todos porque se sofocó el calor. A partir de aquí bajó el viento y la temperatura y la mañana se puso perfecta para correr. Tras el cambio de sentido todo el camino de vuelta era favorable, con largas avenidas aunque exceptuando una subidita de 20m para incorporarse a la avenida que lleva a la parada de guaguas, justo frente al Hotel y por ende, lugar en donde se separaban los caminos de los atletas de 5 y 10.

Iba aguantándome mucho, entre otras cosas porque no llevaba reloj y no quería acabar muerto en meta, más si cabe después del entreno del día anterior. Y llegué a la altura del señor veterano... lo pillé en el avituallamiento del km5 (agüita y pare usted de contar: 10€ de inscripción, ¡toma ya!). Lo dicho que me puse detrás de este hombre... y no veas a que ritmo nos llevaba, a mí y a otro de mi tanda que también se enganchó a él. Nos llevaba al límite, tremendo ritmo. Y ahí que íbamos los tres. Llegando al cambio de sentido incluso nos animó a cambiar el ritmo y tirar para adelante, pero es que nos llevaba a tope.

Tras el giro, el compañero cambió y nos sacó unos metros, lo seguí mientras íbamos adelantando gente que ya iba con menos fuerza. Lo aguanté a unos metros de distancia y tras un giro a la izquierda me puse delante y volví a apretar un poco más. Iba muy fuerte de piernas y nunca atosigado o forzado, incluso en el repecho adelanté a varios. De ahí hasta la meta, alargando zancada, y vaya sorpresa al llegar: por debajo de 41´ ¡record personal!. Además sobrado, con buenas piernas, se me hizo hasta corto.

Aguanté en la meta hasta que mis compañeros de carrera llegarán, el chico al poco y el veterano por debajo de 42´ y loco de alegría. Para mí fue un orgullo poder felicitarle y darle la mano: ¡menudo jabato! 

Un poco de estiramientos, sales y agua y para casa más contento que las pascuas. Mejor marca personal en el 10.000, después de un entrenamiento duro el día anterior, sin reloj, con humedad, ¡buah! ¡contentísimo!

Buena mañanita de carreras en Maspalomas, puesto 26º de los chicos, el 30º de la carrera de 186 y tiempazo (para mi): 40:50 (40:57 oficial).

video

sábado, 5 de noviembre de 2016

LPA NIGHT RUN 2016

Qué fatiguita más mala... lo que no puede ser, no puede ser.

Tenía unas inmensas ganas de correr esta carrera, pero hasta ahora me había negado en rotundo pagar ¡¡30€!! por una media maratón, por mucho que merezca la pena. El hecho es que al gran Eulogio lo fichó la organización para ser portador de uno de las banderitas que van marcado el ritmo como guía para los corredores (pacemaker que se llaman ahora) y como ya tenía dorsal pues me pasó el suyo de estrangis.

Así que nada a correr. Después del paseillo en familia en Arinaga con la excusa del Raid de Orientación no había vuelto a correr, no por falta de ganas, sino por una terrible laringitis que me tuvo en el dique seco un par de semanas. Así que entré lo que pude: 1 semanita. Y una semanita para hacer una media maratón, es poco tiempo.

De todas formas, como a este tío lo había puesto a 1h45 no dudé. Es un tiempo cómodo para mí, de hecho, mis 4 anteriores medias las terminé siempre por debajo de este tiempo. El problema fue cuando dos días antes me dijo que lo habían cambiado y lo habían puesto a 1h40. Eso sin entrenar... pufff ahí sabía que no iba a llegar. Pero bueno: a dar el cayo.

Y eso hicimos... 

¡Vaya fiestón! Espectacular la carrera, todo el mundo me había puesto en preaviso a pesar de las críticas de los últimos años. Correr de noche siempre es un puntal (más si cabe aquí en Canarias) y la verdad que la ciudad se viste de gala: conciertos y bandas en cada kilómetro y mucha gente animando en la carrera a pesar del tiempo. ¡Y mucha gente corriendo!

Salimos los de 10km y 21km a la vez, circuito de doble vuelta, que siempre es un poco rollazo, más o menos llano y con largas avenidas. Salimos a tope desde el principio, adelantando sin parar durante los primeros 2-3km. Luego se estableció el grupeto y disfrutamos entre bromas y risas. Todo bien aunque muy forzado, demasiado para mi gusto. 

Más o menos fuimos a ritmo todo el camino, la lluvia respetó aunque hubo momentos en los cuales hasta se echó de menos por la elevada temperatura y sobre todo por el bochorno y la humedad, siempre difíciles de llevar en carrera. Preciosa el paseo por Las Canteras, de noche, con el sonido del mar de fondo. Una maravilla.

Terminamos la primera vuelta (10km) por debajo incluso del tiempo de paso. Luego fui bien hasta más o menos el km14. Justo después del avituallamiento situado en la rotonda de Pz. España, donde fui a coger un par de botellas (oficio de aguador) para mí y para compartir y mientras hacía eso, el grupito pasó olímpicamente del avituallamiento y siguió sin ceder el ritmo. Perdí unos 15m y me costó un mundo recuperar... pero al final volví me reintegré durante el segundo "paseito" por Las Canteras.
 
Desde ahí se me hizo un mundo el grupo se partió. Ibamos por delante del tiempo marcado así que el de la banderita se frenó un poco y yo seguí hacia delante guardando el mismo ritmo alto que llevábamos junto a Eulogio que hizo de liebre particular. Las avenidas se me hicieron eternas, esas mismas que tanto me dolieron en la maratón de enero. Y ya sobre el 18 pinché... seguí aguantando el ritmo pero iba muy roto. Los de la banderita me pasaron al llegar el km20 y a unos 400m incluso me dio un tirón en el gemelo que me hizo entrar en meta como un autentico pato mareao.

Lo dicho: lo que no puede ser, no puede ser. Una media a 1h40 con una semana de entrenamiento = sufrimiento. Pero valió la pena por pasar el rato con Eulogio, por las risas de los primeros kilómetros y por la animación y la buena organización de la carrera. 1h 40:34, puesto 46º de mi categoría, y otra carrera que tenía en el punto de mira por correr.
video

domingo, 16 de octubre de 2016

RAID DE ORIENTACIÓN IES ARINAGA

Mañana espectacular de domingo en Arinaga. Algo de jaleo se escucha desde primera hora de la mañana: una buena cantidad de personas que entran y salen del instituto que está frente a casa. Al asomarme a la ventana veo, además de la preciosa mañana, el ir y venir de la gente. Agarro a Eidan y bajamos a meter un poco las narices y ver de qué va el rollo. Y allí mismo en el instituto me comentan que están repartiendo los dorsales para hacer un raid de orientación. Pues vale, perfecto. Llamo a la parienta y le digo que me baje la cartera y se anime a dar el salto: nos apuntamos.

La inscripción al hilo de lo que viene siendo el rollo del deporte en Canarias: caro, carísimo. Pagamos 12€ por los 3, y uno de ellos es un crío de 5 años. Pero bueno, es para la escuela así que es lo de menos. Tampoco me voy a quejar por los tiempos de espera haciendo cola para hacer la inscripción-retirar el dorsal o salir a la carrera, ni tampoco por la falta de organización. No, no es para quejarse. La carrera está montada entre los mismos profes, alumnos/as y el club deportivo O-rientate. Lo que sí me quejo es la falta de cartelería y noticias para enterarse del evento. Web como 888 o incluso el facebook y la web de la delegación de deportes del Ayuntamiento de Agüimes deberían anunciarlo y publicitarlo con ANTELACIÓN y no poner dos fotos después de la carrera en plan: "gracias a nuestra aportación mira lo que se hace en el pueblo". Pero bueno, ya les pegué un toquito via Facebook.

Total que casi sobre las 11 salimos con el mapita (impecable por cierto, enhorabuena) y con la leyenda para leer las orientaciones que ya he olvidado por completo de mi paso por la Universidad. Fuimos recorriendo bastante deprisa el pueblo para ir picando en cada una de las postas. No eran difíciles de encontrar salvo quizás una que estaba algo escondida entre un pequeño barranco de la colina del faro, hasta donde tuvimos que subir.

Una vez finalizado la parte "externa" de la prueba, teníamos que terminar la prueba con otra prueba en el interior de uno de los patios del institutos: una especie de gymkhana-laberinto con otro mapa para ir guiándose a través de otro mapa. Buena idea.

Al final buen ambiente, un poco de agua y sales y para casa a descansar con el enano completamente rendido: 54 minutos corriendo de un lado a otro por las calles y alrededores de Arinaga. Muy buena experiencia sin duda.

sábado, 8 de octubre de 2016

NOCTURNA VILLA DE AGÜIMES

Dije que este año no iba a correr más... y volví a mentirme una vez más. Después del doblete de maratones (Berlín y Las Palmas de GC) me terminé animando a correr la Circular de Tejeda, y el gustillo tan sabroso que me dejó me fue remordiendo en las entrañas hasta que la aparición del gran compadre Eulogio alias "koala" por Gran Canaria se convirtió en la cerilla que ardíó la mecha (otra vez) para volver a esto de las carreritas.

El hecho de que sus marcas sean inabarcables para mí, y de que juegue en "otra liga" no hace sino motivarme más, porque quieras o no, tener a alguien que es mejor (o mucho mejor) que tú, siempre es un acicate para hacerlo un poco mejor. Es mi caso por lo menos. Así que no me costó mucho invitarlo a un 5000m allá por Octubre, que además dió la casualidad que se celebró en mi municipio y que de paso nos sirvió para darnos un homenaje por mi cumple en el "post-carrera" con la familia.

El enano no se atrevió a correr con los chiquillos en las horas antes: mucha gente y más jaleo. Decidió que lo suyo era el castillo hinchable de la Plaza de la Candelaria. Pues bueno, bien por él que lo disfrutó. No soy de esos padres que exijen o que meten el niño por coj... Que a mí me guste estos berenjenales no implica que a él le vaya a gustar. Ruth, en cambio, sí que se atrevió a dar una vueltita por el pueblo en la carrera solidaria. 

No estaba muy hecho yo a correr, quizás porque me apunté a última hora y porque apenas si he salido a correr un par de semanas. Tal fue así, que hasta me olvidé de las zapatillas,... y de ponerme el dorsal. Por la zapatillas no tuve más remedio que ir corriendo en el coche y dar la vuelta pero lo del dorsal me importó poco: salí a correr entre todos y ya está. 

La carrera era nocturna aunque con las luces del pueblo y la luna llena poco importó. Salimos de la Pz. de la Candelaria y subimos para luego ir bajando alrededor del pueblo por veredas vacías y muy oscuras. A toda mecha por supuesto. Fui adelantando a mucha gente. Eulogio ya iba entre los 10 primeros tras el giro de sentido. En esa parte me enganché a una chica y su compañero que iban a un ritmo que yo podía aguantar sin mucho esfuerzo, controlando un poco el esfuerzo antes de las cuestas que nos volverían a llevar a callejear por el centro del pueblo. Primera vuelta y muy buen ritmo.

La segunda vuelta la inicié de nuevo adelantando a gente en la cuesta abajo. Luego enganché a la que terminaría ganando la carrera femenina. Saludito a mi Ruth y Eidan que andaban por el parque jugando y otra vez a callejear por las cuestas (duras) de Agüimes. La carrera muy bonita la verdad, corta y a doble vuelta, pero con ese rollito de correrse de noche y con bastante gente animando. Las últimas cuestas se hicieron duras y perdí por unos segundos a la chica aunque no me dejé adelantar por nadie más, terminé fuerte, tirando de brazos y alargando zancada en la última cuesta antes de girar a derecha, ya en la plaza, y cruzar meta con un tiempo buenísimo (para mí) de 0:21:37. Poco menos de 4´20/km habiendo entrenado tan poco me pareció como para estar contento. Puesto 19º de la categoría senior (Eulogio fue 4º) y el 35º de la carrera.

Y luego a pegarnos un homenaje de buen cochino negro de Agüimes bien regado con cerveza artesanal de Arinaga,... casi ná.

martes, 31 de mayo de 2016

IX CIRCULAR DE TEJEDA MEDIA TRAIL

¡Qué dolor de piernas más malo!

Pero, ¡qué bonita carrera!

El pasado sábado 28 de Mayo se celebró la IX Circular de Tejeda en sus tres itinerarios alternativos: 12, 21 y 42 km. Menos mal que no me apunté a la última. ¡Qué dura!

Sobre las 7.00 llegué al pueblo en compañía de Faby que me hizo el enooorme favor de subirme desde Arinaga hasta arriba. Tiene mérito eso de correr brutalidades como ésta con dos operaciones de rodilla. Llegamos a lo justo para ver a los valientes de la maratón empezar a tirar para arriba del monte. ¡Qué brutalidad! ¡+6000m de desnivel!

La carrera empezó sobre las 9.00 como mucha más gente de lo esperado. Tanta que hubo diversos parones a lo largo de los primeros 4km debido a la estrechez del camino y sobre todo, y como digo, a la gran cantidad de gente que se animó. Cada vez me molesta más la gente que sabiendo que no puede ir a un determinado ritmo, sale entre los primeros... es que no le veo sentido, estorban, se ponen en riesgo así mismos y a los demás y encima están todo el tiempo siendo adelantados. Pero bueno,...

Apenas se pudo correr en esos 4 primeros km., casi mejor porque al final mis piernas me lo agradecerían, por la gente y por la enorme subida. Más de 600m en apenas 4km. siempre tirando hacia arriba y con algunas pendientes imposibles.

Llegué corto de entrenamientos, falto de kilómetros y sobre todo con un resfríado de cuatro pares de narices. Eso sí, fuerte de piernas. Pensé en tomarlo con tranquilidad al principio y apretar cuesta abajo pero aun así creía que iba a llegar muy flojo al final. Realmente no ocurrió esto. Lo que ocurrió fue que a pesar de subir toda la montaña andando, eran tan duros esos 6,5km primeros hasta la Degollada Becerra que me dejó maduro maduro maduro... como a todos eso sí. El primer avituallamiento dio la vida... y luego a subir hasta el Roque Nublo.

Las vistas, los senderos, la carrera en sí: impresionante. Ver el Teide a lo lejos por una vertiente, Las Palmas por la otra, y siempre con el Bentayga y el Roque Nublo vigilantes, no tiene precio. Y el ambiente y la gente, sencillamente espectacular. No recuerdo ahora mismo una carrera en que mejor me lo haya pasado. Todo el camino sufriendo pero también riendo, charlando y por supuesto quejándonos de la dureza.

Llegar hasta el Roque Nublo fue un alivio porque a partir de ahí había más por bajar que por subir. Y la bajada fue espectacular. Eso sí, otra queja, entiendo que haya gente a la que no le guste morir bajando pero que no vayan frenando todo el rato... que estiren las patas un poquillo... Yo tuve suerte porque salvo un par de pavos y unas chicas que fueron frenando al grupo, enganché con un pibe que me fue haciendo la bajada a un ritmo vertiginoso. Adrenalina pura, a pesar del dolor de piernas que ya arrastraba casi desde el km 4. Parada en un avituallamiento cercano a la mitad de carrera y sendero sube y baja hasta acercarnos al lomo de la montaña que da al barranco de Tejeda. Eso sí, el pueblo parecía estar muy lejos todavía.Cada cuesta se hacía imposible ya de correr, en condiciones normales hubiese podido subir sin problemas a ritmo, pero con los cuadriceps prietos, casi al límite de decir basta, la mejor opción siempre era echarse a caminar.

Subimos hacia una pequeña loma, ya con Tejeda a la vista, para alcanzar el último avituallamiento hacia el 17. Sales y mucho azúcar y comida. Se iba a hacer larga la última parte. Bajé a tope, al 100% por un camino de cabras bastante peligroso, siempre detrás de un chico con la camiseta del Guagua Trail hasta que el camino se complicó en demasia y tuvimos que pararnos porque había gente de la carrera de 12km por adelantar. La última subida fue dolorosa aun caminando. La pendiente de entrada al pueblo: una tortura. Y aun así quedaba algo de dignidad y piernas para ir a buen trote los últimos 500m hasta la meta. 2h 57´47" (67º de la categoría) de tortura continuada, casi 3 horas de belleza sin igual, de casi 1500m de desnivel acumulado, de buen rollismo y de cachitos de adrenalina salpicados con dolores. 

Todavía me duele hasta el paladar, tres días después. El post-carrera lo comparo con cualquiera de mis otras 4 maratones, incluso con la de Lanzarote. La carrera es sin duda la más dura en la que he participado. Y puede ser que aun esté fresca y no sea capaz de recordar otros momentos inolvidables de esto de las carreritas, pero así, a bote pronto, diría que esta fue la carrera más bonita de todas las que he corrido: por lugar, por recorrido, por dureza, por organización,... por todo, pero sobre todo por el ambiente maravilloso y por la gente... la gente del trail, es otro rollo.

¡HUYE DE LO LLANO!



Min. 1:55 sale el tío aportando calidad ;)

sábado, 23 de abril de 2016

10KM DE TELDE

Bonita carrera la del domingo pasado en Telde. 

El trazado a doble vuelta no ayudó a hacerla más bonita, pero el hecho de pasar por el centro de la población, y de ser un constante sube y baja (algunos tramos durísimos) la hicieron parecer más un trail que una prueba urbana. Eso sí: muuucho adoquín. 
Sea como fuere tampoco esperaba mucho más y simplemente me dediqué a disfrutar de la carrera. Fui todo el rato al 60-70% sin apretar, tranquilo y guardando. Me lo tomé como un entrenamiento y lo disfruté como hacía ya tiempo. Además fui todo el camino adelantando gente. El primer cinco lo hice demasiado tranquilo a ritmo incluso por encima del 5 min/km. La segunda vuelta fui bajando de ritmo poco a poco y a partir del 8, aprovechando que el camino era favorable en pendiente apreté hasta 4´10-4´15.

Llegué a meta sobrado, sin apenas cansancio, con ganas de más. Y lo entendí como una buena señal. La marca no fue excesivamente buena que digamos, pero era la que esperaba: ando muy lento aunque con buen fondo. 44:52 al final (tiempo oficial, unos 15 segunditos menos el real) y puesto 130º de unos 500 en total.

Disfruté mucho a pesar de que el recorrido no fue agradable, quizás fue el tema de las cuestas el me entretuvió algo más o simplemente fue el hecho de volver a correr una prueba urbana sin más pretensión que el de disfrutar de un buen día de atletismo.  

Ahora vuelta a Fuerteventura con un poquito de senderismo para el cuerpo. Hoy 21km: Desde Cofete hasta Costa Calma, casi nada...

Recent Comments

Recent Posts