viernes, 7 de enero de 2011

XXXII Media Maratón de Los Palacios

Me he retrasado bastantes días en la crónica de La Media de Los Palacios, pero entre las fiestas, las vacaciones, y el curro no he tenido mucho tiempo. Más vale tarde que nunca, así que ahí vamos con mi resumen de la carrera del 19 de Diciembre.

Comenzaba a las 11 de la mañana y aunque hacía el típico frío de invierno, la verdad que la cosa mejoró bastante respecto a la semana, ya que durante ella habíamos estado cerca de los 0 Cº e incluso había llovido. Hacía unos 10 Cº, el cielo estaba semicubierto, y el viento soplaba pero sin ser muy molesto.

Cinco minutos antes de la salida, me encontré con Miguel y Antonio con quienes había quedado previamente en vernos. El propósito de Miguel era correr a 5 min/km. Un poco dubitativo, acepté intentar ir con él a su ritmo. Lo de Antonio ya era otra categoría, mientras él luchaba por puestos UEFA (su tiempo final fue menos de 1h 25 min), nosotros lucharíamos por evitar el descenso y quedar lo mas cerca de mediados de la tabla.

                                                                       Foto antes de la salida

Se dió el pistoletazo (adios Antonio!!), y encaramos la salida al polígono de Bellavista Miguel y yo. En el primer momento me puse por delante, pero a los 500 metros prácticamente ya estaba Miguel marcando el ritmo. Los primeros 3km iba bastante "raro" la verdad, son los kilómetros de los nervios donde aun no estás lo suficientemente hecho a la carrera ni has roto a sudar, y vas pensando todo el tiempo "¿voy cómodo?", "buff, estoy respirando mucho ya...", "las espinillas parece que no me duelen, pero no sé...", "para mi que este ritmo toda la carera, va a ser que no...". Llegado el km 6, se abandonaba definitivamente el polígono, y con él desaparecieron ya todos esos pensamientos y me metí de lleno en correr y en el reloj.


Del km 6 al 18, la carrera transitaba por un camino/careterilla secundaria prácticamente llana, aunque con algún pequeño desnivel de vez en cuando. El ritmo que llevabamos era el que habíamos acordado, incluso un poco por debajo de esos 5min/km. Yo la verdad no iba mal. Las espinillas no me dolían nada y ya eso era un logro, y aunque iba un poco "ahogado", decidí aguantar todo lo que pude junto a Miguel, que avanzaba impasible kilómetro a kilómetro sin cambiarle para nada la cara. (yo creo que si hubiera querido podría haber corrido en menos de 5min el km)

Llegado el km 14-15 noto que ya no puedo mas, ya no voy tan pegado a Miguel, sino que voy detrás aprendiéndome de memoria la suela de sus Kalenjis. Intento aguantar pero en un avituallamiento le digo "tira tú, que yo ya no puedo" a lo que él me respondío "tranquilo, yo voy a mi ritmo, a 5". Seguí con él pero ya irremediablemente se me iba, centímetro a centímetro, hasta alcanzar una distancia de unos 10-20 metros de ventaja.


video
                                                                    Video de la salida

Misterios de la vida, o efecto de la autotransfusión de sangre que me hice la noche anterior :P, de repente Miguel se queda en esos 10-20 metros y ya no se me va mas. Me animo un poco y no sé porque me empiezo a encontrar mejor pudiendo de nuevo tirar (supongo que fue un poco psicológico, que estas carreras tienen mucho de eso...). Voy avanzando y ahora centímetro a centímetro me voy acercando a él.

Llegamos al puente de entrada de Los Palacios, km 18, y consigo finalmente pillarlo de nuevo ante la alegría/sorpresa de los dos. Seguimos con el ritmo de 5 min/km y ya solo quedaban 3. Yo en ese momento me encontraba pletórico por haber superado la pájara y ya a 3 km de la meta iba a sufrir como un cabrón, pero como fuera iba a cumplir el propósito de correr a 5 min/km. Y así fue, el callejeo por las calles de Los Palacios se me hizo eterno, e incluso la avenida principal de llegada esta vez me parecía más larga. Al final entramos juntos, con un tiempo de 1h 45min, deseosos de bebernos una cerveza y trincar un cacho de pizza, que disfruté como si no hubiera comido en 20 años jeje. Sin duda lo mejor ;)

                                                                   Foto en la Meta

En realidad disfruté como un enano (a ver cuando se anima Iván, o vuelve por esto fueros "papa Bebeto"), porque en las carreras uno se lo pasa bien. Lo mejor fue que no me dolió nada. Lo peor, lo que sufrí, que fue bastante. La verdad que sin Miguel, que marcó el ritmo y me sirvió de estímulo, habría hecho un tiempo mucho peor. Para lo poco y mal que había entrenado (sobre todo las últimas semanas), es para darme con un canto en los dientes... En fin, para la próxima media me lo tengo que tomar mas en serio y bajar de 1h 40min de una puta vez!!

Recent Comments

Recent Posts